Haití: ¿destino mutilado? (1 de 10)


 Me parece un hecho relevante que República Dominicana arrecie sus esfuerzos para llevar las relaciones con Haití a un punto donde la aproximación a la armonía sea el objetivo central, entre dos pueblos que están destinados a compartir una misma tierra.

Es un hecho claro: desde Haití no cesarán las marejadas migratorias hacia República Dominicana, como no cesarán las marejadas migratorias o los intentos ilegales y legales, de dominicanos hacia costas de Puerto Rico y Estados Unidos. Es una ley natural que los débiles buscan de los más fuertes para guarecerse, lo que en términos específicos nos remite a una lucha constante para prevenir violaciones a nuestras leyes y evitar las transgresiones naturales que esto degenera en contra de la Carta Sustantiva.

En lo que debemos concentrarnos es en plantear una estrategia, pero una fuera de demagogias, servilismos y complacencias, para que la denominada comunidad internacional asuma un compromiso real con Haití. Si lo que dijo recientemente el presidente haitiano Michel Martelly de que más de 4 mil millones de dólares destinados originalmente a la reconstrucción de esa nación han sido tragados por grupos de ONGs, o gastados en yipetas, residencias, villas y otras ofensivas suntuosidades, entonces, definitivamente algo sustancial se jodió en ese país.

­Cuáles puntos debe tener esa estrategia en este momento. Lo primero es canalizar con organismos técnicos de Francia, Estados Unidos, Canadá o naciones desarrolladas, o por lo menos con rigurosos mecanismos institucionales  de Europa como Francia, Inglaterra, Alemania y otros, que identifiquen el destino de esos miles de millones de dólares desembolsados luego del devastador terremoto del 10 de enero de 2010 y que fueron a las despensas de dos o tres malditos voraces insensibles.

Quienes se apropiaron de esos fondos, a sabiendas de que el pueblo se pulveriza de hambre, de que miles de niños desnutridos tienen el futuro mutilado, deben ser identificados y procesados por la justicia por delitos de lesa humanidad. Un primer paso es requerir esos fondos. Si el presidente Martelly tiene el conocimiento de que esa altísima cifra fue dilapidada y se queda de brazos cruzados, se hace cómplice por omisión. Debe ser el primero en estar interesado en la recuperación de esos dólares para invertirlos en educación, salud y prevención de enfermedades.

En segundo lugar, la comunidad internacional debe exigir al liderazgo político de esa nación mayor seriedad y responsabilidad con su pueblo. Por qué renuncia un primer ministro en momentos tan arduos y difíciles si ciertamente ese tipo ama su patria. Por qué contribuir con el caos y la desestabilización provocada por un liderazgo histórico que ha sido incapaz de conducir el rumbo hacia la democracia. Por qué Jean Bertrand Aristide no puede ser investigado sin que se produzcan movilizaciones de prosélitos y adherentes, en un franco chantaje a las instituciones o lo que sea la ilusión que esto signifique.

 

Anuncios

Published by: Medrano Néstor

Periodista, consultor político y escritor, con más de 12 años cubriendo las incidencias del acontecer político, social, judicial y cultural de República Dominicana, recibió el Premio Único de Poesía de la Alianza Cultural Cibaeña, con el libro Escritos con Agua de Lluvia y la primera mención especial con los relatos del volumen Cuentos de Vapor y de Sombras en el año 2008. En el 2009 el Grupo Editorial Norma publicó su novela Héroes, Villanos y Una Aldea, que presentó en el marco de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2009. Ese mismo año su reportaje Niños buzos viven entre la basura y olores nauseabundos, resultó finalista en el concurso anual de periodismo de Visión Mundial y la Unicef. El Ministerio de Cultura publicó en el 2012 su novela ¿Dónde está Johnny Lupano? ¿Dónde está Johnny Lupano?, resultó finalista del certamen online de novela internacional de Yoescribo.com que patrocina la Fundación Cabana en el 2005. Es fundador de la página Hombre de Letras. Sus cuentos, poemas y ensayos han sido publicados en las revistas Vetas, Mythos y Global de la Fundación Global Democracia y Desarrollo. Tiene la columna La Cuartilla en Listín Diario. Su libro de ensayos Las Huellas Literarias de Juan Bosch fue publicado en el año 2014. Este mismo año fue antologado junto a un grupo de poetas dominicanos, en el libro Poetas de la Era III, de la Editorial Santuario, compilación de Elsa Báez.

Categorías PERIODISMODeja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s