Soy un tipo sin prejuicios


Mis amigos se merecen esta explicación.

Néstor  Medrano

Si de algo me he enorgullecido siempre es de ser un tipo desprejuiciado.

Si eres gay y tienes tus preferencias sexuales íntimas e inconvencionales, vamos, es tu vida. Ni a mí ni a nadie debe importarnos.

Es algo así como tomar parte del a veces mal usado, mal empleado y mal atribuido libre albedrío, que, desde tiempos remotos, concedió Dios al hombre…y a la mujer. Respeto el derecho que tienen todos a tomar su propio rumbo, a ver los colores como quieran verlos e incluso a decirme que está lloviendo si el sol nos quema los sentidos y el espinazo.

Nuestro mundo de hoy es muy complejo: hay quienes salen del clóset temprano y se lanzan con orgullo, y vociferan a los cuatro vientos que son gays; hay otros que saben, tienen un conocimiento puntual de que hombres y mujeres de su mismo sexo, los atraen, incluso forman hogares, se hacen de familia, pero el gritico interno de sus almas, se mantiene latiendo, sobreviviendo y nunca lo expresan. Nunca lo sacan a flote.

A veces logran vivir ocultos de sí mismos y de sus propias inclinaciones. Para mí no es un requisito indispensable ser heterosexual para tenerme como amigo, ni ser una figura de las cúspides intelectuales o del redil de la ilustración científica, vamos, solo pido la sinceridad y la lealtad, sea de un hombre, de una mujer o de alguien con preferencias sexuales inconvencionales, excluyendo, por supuesto, a los que son depravados y viven una vida cuestionada por la mancha de la corrupción.

Esto viene a cuento, y muchos se lo preguntarán, por la efervescencia que concitó en varios  de mis amigos y gente que aprecio, entre ellos jóvenes, adultos, muy jóvenes y muy adultos, hombres y mujeres, profesionales y estudiantes, la publicación de un trabajo en el Listín Diario, donde laboro como periodista desde hace diez años, en el cual se informa de las sugerencias y recomendaciones de un informe policial, sobre la situación del parque Juan Pablo Duarte, la supuesta conducta errada de grupos de gays en horas de la madrugada y de jóvenes con un alegado comercio de drogas narcóticas.

No profundizaré sobre ese aspecto, pues, revisé el informe, lo analicé y al escribir sobre su contenido tuve la responsabilidad de calzarlo con mi firma.

Lo que más me interesa decirles a ellos, solo a ellos, a quienes les debo aprecios, cariños y admiración y que incluso me han llamado “intolerante”, me han adjudicado la presea de ser “muy conservador” y una y mil cosas más recibidas en un bombardeo tipo Hiroshima de e-mails, desconsiderando de manera quizá injusta, las complejidades y responsabilidades que entraña el periodismo, que practicado como tal, no es una profesión, ni un oficio, ni siquiera un sacerdocio, sino una gran vocación de servicios puestos a disposición de la población, de esa gente de la sociedad que incluye a ricos y a pobres sin exclusiones, pues, definitivamente, como dijera el Gabo, alguna vez, este arte social no tiene banderas y tiene todas las banderas.

Y si me dices, pero por qué satisfacer a la gente con estas palabras hechas de lluvia y de torrentes de sinceridad en medio de un desierto de ruidos incesantes, te respondo que sí, tus amigos tienen derecho a inquirir, tus amigos tienen derecho a buscar preguntarte si eres un prejuicioso y en el caso de un periodista, el pueblo tiene derecho a hacer preguntas y por ello, salgo un poco de la mística de mi trinchera literaria, para dar esas explicaciones.

A todo esto, también soy un tipo coherente conmigo mismo. Los gays tienen un derecho constitucional a sentarse donde quieran. A vivir su vida como quieran, y a sobrevivir como quieran; hasta ahí comparto y hasta disfruto de la amistad de muchos de ellos, que son sinceros, son leales y en circunstancias trascendentes, actúan como verdaderos hombres, sin que esto signifique una loa al machismo. ¿Ves de lo que se trata? Sin embargo, jamás compartiré que los gays exterioricen sus actitudes amatorias en la vía pública, como tampoco comparto que las parejas heterosexuales lo hagan. Es un asunto de simple normas de conductas elementales, que en nada contravienen la mentalidad abierta, la tolerancia o la apertura sin tapaduras a las preferencias de los demás.

Al escribir estas palabras, no abandono mis posiciones, ni reniego de la coherencia: simplemente quiero precisar que no soy un dogmático, que las actitudes de las que siempre he hecho galas son de flexibilidad, aunque hay cuestiones y tópicos que son innegociables. Pienso, sin meterme mucho en concepciones filosóficas ni moralistas, ni en dictámenes canónicos-que me merecen todo el respeto- que con relación a la condición de gay hay muchas hipocresías, pues mientras muchos abundan en la prédica de su tolerancia, no saben cómo abordar la temática de cara al futuro de sus hijos. ¿Cómo reaccionar si uno de nuestros hijos asume esa tendencia de vida? Creo que la respuesta es muy compleja y responderla es un asunto de convicciones culturales muy enraizadas, que bordea el ámbito íntimo de una familia. Si vas al parque Juan Pablo Duarte, en la muy emblemática Ciudad Colonial, más que sus noches, te recomiendo los atardeceres sentado en uno de sus bancos metálicos, al frente, se impone como una obra de la arquitectura de la Conquista, el Convento de los Dominicos, también puedes ir en las noches. Las familias que viven en sus alrededores salen con sus niños, lo atraviesan en bicicleta o en correrías, circundando la estatua del dominicano más grande de todos los siglos: Juan Pablo Duarte.

http://www.listin.com.do/app/article.aspx?id=137478

Anuncios

Published by: Medrano Néstor

Periodista, consultor político y escritor, con más de 12 años cubriendo las incidencias del acontecer político, social, judicial y cultural de República Dominicana, recibió el Premio Único de Poesía de la Alianza Cultural Cibaeña, con el libro Escritos con Agua de Lluvia y la primera mención especial con los relatos del volumen Cuentos de Vapor y de Sombras en el año 2008. En el 2009 el Grupo Editorial Norma publicó su novela Héroes, Villanos y Una Aldea, que presentó en el marco de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2009. Ese mismo año su reportaje Niños buzos viven entre la basura y olores nauseabundos, resultó finalista en el concurso anual de periodismo de Visión Mundial y la Unicef. El Ministerio de Cultura publicó en el 2012 su novela ¿Dónde está Johnny Lupano? ¿Dónde está Johnny Lupano?, resultó finalista del certamen online de novela internacional de Yoescribo.com que patrocina la Fundación Cabana en el 2005. Es fundador de la página Hombre de Letras. Sus cuentos, poemas y ensayos han sido publicados en las revistas Vetas, Mythos y Global de la Fundación Global Democracia y Desarrollo. Tiene la columna La Cuartilla en Listín Diario. Su libro de ensayos Las Huellas Literarias de Juan Bosch fue publicado en el año 2014. Este mismo año fue antologado junto a un grupo de poetas dominicanos, en el libro Poetas de la Era III, de la Editorial Santuario, compilación de Elsa Báez.

Categorías ARTICULOS4 comentarios

4 comentarios en “Soy un tipo sin prejuicios”

  1. Estoy de acuerdo, Néstor. No veo por qué el hecho de ser homosexual merece un tratamiento especial. Entonces también deberían tenerlo los heterosexuales. El ser humano lo es y se le respeta por su manera de comportarse, sea de la tendencia que sea.

    Un beso,
    Blanca

    1. Blanca, gracias por estar siempre pendiente de esta lejano y cercano amigo tuyo, que trabaja por fortalecer posiciones que a veces causan revuelo. Recuerda los días de Yoescribo.com, ese foro en España con escritores como Ramón Machón, Joana Pol,De Hoces, y los demás, marcaron su época y están guardados en una esquina de mi corazón, como parte de esa experiencia esencial como escritor. Aprovecho para felicitarte por tus novelas, he notado tu presencia y me siento orgulloso de ser uno de tus admiradores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s