Hay que seguir los consejos


Es cierto. He comprobado últimamente que el mundo editorial se torna cada vez más difícil para los escritores noveles que no encuentran la forma de romper las barreras y llegar, por lo menos al sueño de ver sus libros publicados. Y no justifico el apresuramiento ni la falta de valor literario de un gran montón de esas obras que producen jóvenes con aspiraciones, que como me dijo una amiga, están engañados por su propia vanidad y esa misma vanidad los enceguece, pues creen que recibir unos cuantos elogios, a veces interesados, justifica que se conviertan en padrotes de libracos y porquerías literarias sin ningún tipo de valor artístico.
Yo mismo no podía entender esa situación: me decían los que saben del asunto, o lo leía de aquellos que saben del asunto, que cuando uno escribe una novela, un libro de cuentos o un poemario, lo más recomendable es poner a reposar ese material escrito por un tiempo prudente. Luego de ese reposo lo más conveniente es buscar un escrutinio sincero y sin lisonjas entre los amigos y los familiares, quienes nos darán sus puntos de vista. Luego la fase misma de corrección y limpieza del texto, son fases lineales y paradigmáticas que debemos seguir, como forma de ir perfeccionando nuestras técnicas, porque la Literatura es, en mucho sentido arte y técnica.
Muchas veces hay aprendices de escritores que no acatan los consejos de quienes poseen mayores experiencias y mayores conocimientos, mayor apreciación de la teoría y la práctica literaria, se les toma en cuenta para leerlos, se pierde tiempo en la búsqueda de razones para encaminarlos, pero, insuflados por esa falsa dignidad de los inmediatismos, no hacen el menor caso y se condenan al fracaso. Es seguro que un escritor no adquiere niveles de calidad ni de reconocimiento si no perfecciona su estilo, maneja los criterios elementales de la lengua, domina la gramática en sentido general, porque es ahí donde se alimenta la creación literaria, no en la soberbia ni en los avasallamientos ególatras.
Mucho se critica a las editoras grandes que viven explotando un negocio más que un espacio consagrado a la Literatura y a la poiesis, se les acusa de bárbaros y mercenarios mercantilistas, pero, a la hora de la verdad, muchos de los autores que propugnan por ser publicados no reúnen los requisitos fundamentales para superar una criba seria.
Recuerdo un caso. Yo era un aficionado de las letras, todavía lo soy, pero con un poquito más de madurez, y redacté un cuento, envié una copia a uno de los mejores cuentistas dominicanos de todos los tiempos, Virgilio Díaz Grullón, gran narrador y maestro de jóvenes generaciones, ya fallecido. Me visitó personalmente a la empresa donde yo laboraba-nunca supe cómo averiguó la dirección- y me entregó el texto que parecía un arbolito de Navidad, lleno de correcciones hechas con un bolígrafo rojo.
Me dijo: Cuida la acentuación, cuida los puntos y las comas, esa es la parte técnica que debe dominar el escritor.
De manera que no es un capricho. Cuando le entregué el manuscrito me creía que “me la estaba comiendo” y sí me la estaba comiendo, pero la mierda. Uno nunca sabe nada hasta que alguien nos explica, Es bueno que los jóvenes y, coño, yo no soy ningún viejo, sepan acoger los consejos, porque así hasta las editoras nos harán caso.

Anuncios

Published by: Medrano Néstor

Periodista, consultor político y escritor, con más de 12 años cubriendo las incidencias del acontecer político, social, judicial y cultural de República Dominicana, recibió el Premio Único de Poesía de la Alianza Cultural Cibaeña, con el libro Escritos con Agua de Lluvia y la primera mención especial con los relatos del volumen Cuentos de Vapor y de Sombras en el año 2008. En el 2009 el Grupo Editorial Norma publicó su novela Héroes, Villanos y Una Aldea, que presentó en el marco de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2009. Ese mismo año su reportaje Niños buzos viven entre la basura y olores nauseabundos, resultó finalista en el concurso anual de periodismo de Visión Mundial y la Unicef. El Ministerio de Cultura publicó en el 2012 su novela ¿Dónde está Johnny Lupano? ¿Dónde está Johnny Lupano?, resultó finalista del certamen online de novela internacional de Yoescribo.com que patrocina la Fundación Cabana en el 2005. Es fundador de la página Hombre de Letras. Sus cuentos, poemas y ensayos han sido publicados en las revistas Vetas, Mythos y Global de la Fundación Global Democracia y Desarrollo. Tiene la columna La Cuartilla en Listín Diario. Su libro de ensayos Las Huellas Literarias de Juan Bosch fue publicado en el año 2014. Este mismo año fue antologado junto a un grupo de poetas dominicanos, en el libro Poetas de la Era III, de la Editorial Santuario, compilación de Elsa Báez.

Categorías UncategorizedEtiquetasDeja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s